Seleccionar página

Arthur Conan Doyle

Biografía del escritor autor de Sherlock Holmes

Lee la biografía de Sir Arthur Conan Doyle, el escritor de las novelas de Sherlock Holmes.

Aprende cómo creó a Holmes inspirándose en un profesor suyo de Medicina (el Profesor Bell), o su lucha por las causas justas. Adéntrate en el mundo del espiritismo, del que Doyle era un firme creyente. Y sorpréndete con todos los libros que escribió Doyle, más allá del detective Holmes.

La vida de Arthur Conan Doyle

Un interesante relato biográfico del autor del detective, ilustrado y comentado.

Arthur es el segundo de siete niños (Annette, Constance, Caroline, Innes, Ida  y Julia). Su educación comienza en casa y luego en una pequeña escuela de Edimburgo. A los nueve años, entra en el colegio jesuita de Hodder en el Lancashire para preparar su admisión en la Escuela Pública Stonyhurst. Dos años más tarde ya comienza a apasionarse por la literatura: Walter Scott, Julio Verne o Macaulay. Fundó incluso una pequeña revista: Le Figaro de Stonyhurst. No obstante, la enseñanza jesuita le conviene apenas y cuando deja a la escuela en 1875, rechazó completamente el cristianismo, prefiriéndo el agnosticismo. Pasa sin embargo un año suplementario en un   colegio jesuita de Feldkirch en Austria para mejorar su alemán. Es en 1876 cuando empieza sus estudios de medicina a la facultad de Edimburgo.

En Edimburgo se entrevista con dos hombres que influirán sobre la elección de sus futuros héroes de novela: el profesor Rutherford, con la barba asiria, la voz tronandora y el amplio torso, que le inspirará al profesor George Edward Challenger; y el Dr. Joseph Bell,   profesor en cirugía, cuyas deducciones asombrosas sobre sus pacientes y sus enfermedades hicieron germinar la idea de un detective que utiliza los mismos métodos.

En paralelo a sus estudios, Arthur intenta ganar un poco de dinero para ayudar a su familia. Es ayudante médico en Sheffield, en Birmingham y en el Shropshire, y luego médico de a bordo sobre un ballenero en Groenlandia. En 1879, se publican anónimamente dos de sus novelas  (El Misterio del Valle de Sasassa y El Relato del Americano). El 22 de octubre de 1881, obtiene su título y se compromete como médico de a bordo en un barco de vapor con destino al África occidental. Su viaje resulta desagradable ya que después de una tormenta y un incendio a bordo, Doyle cae seriamente enfermo (probablemente la malaria) en Lagos. Decide entonces ejercer más pacíficamente sus talentos. Tras una corta asociación, en 1882, con un colega malhonesto, abre un gabinete de oftalmólogo a Southsea, cerca de Portsmouth. Su escasa clientela le deja tiempo para leer, escribir e intentar hacer hacer otras novelas pero sin éxito.

Se casa el 6 de agosto de 1885 con Louise Hawkins, la hermana de uno de sus pacientes. Tiene dos niños (Mary Louise y Kingsley) y le anima vigorosamente a continuar con su literatura. Sigue sus consejos ya que en 1886 termina su primer novela Girdlestone y Co, pero no llega a publicarla. Redacta entonces la primera aventura de Sherlock Holmes, Estudio en Escarlata.

Varios editores rechazan este último manuscrito, antes de que “Wardlock and Co.” se lo compren por la ridícula suma de 25 libras esterlinas. Aparece en 1887 en el Beeton’s Christmas Annual y pasa completamente inadvertido. Pero nuestro joven autor, emulando a Walter Scott, trabaja sobre novelas históricas (la clase que da por digna de su vocación) como Micah Clarke (aparecido en 1889). Teniendo éste éxito, devora a los cronistas de la Edad Media como Froissart y Philippe de Commynes y escribió La Compañía Blanca (aparecido en 1891). Con esta última novela, que es una descripción un tanto idealizada de la caballería inglesa, Doyle está muy orgulloso de haber dado a Inglaterra un segundo Ivanhoe.

En agosto de 1889, durante una cena organizada por el Sr. Stoddart, agente americano de la revista mensual Lippincott’s, Arthur   Conan Doyle y Oscar Wilde son contratados para escribir dos historias. Wilde escribe El Retrato de Dorian Gray y Doyle El Signo de los Cuatro, segunda aventura del detective, que aparece en 1890. Ese mismo año, los Doyle residen algunos meses en Viena para que Arthur pueda perfeccionar sus conocimientos médicos de vuelta en Inglaterra, instalándose en Londres, en Monatgue Street. El joven médico abre su gabinete en el número 2 de Devonshire Street. Los pacientes que acuden son muy pocos; Doyle reanuda la escritura.

En enero de 1891, con el primer número de la revista Strand, Doyle se decide a escribir y propone nuevas aventuras del detective, en particular, Un Escándalo en Bohemia y la Liga de los Pelirrojos. La primera aparece en el número de julio. Doyle escribe otros cinco, y renueva su contrato para seis relatos más, a un ritmo mensual. Los escritos resultan un éxito. Abandona la medicina y se consagra enteramente a la escritura. Sin embargo, desea que su nombre permanezca asociado  a obras más literarias y a partir de noviembre de 1891, escribe a su madre: “preveo matar a Holmes en la sexta aventura. Él me impide que piense en cosas mejores.” La Sra. Doyle se propone entonces encontrarle intrigas y, gracias sus súplicas, Sherlock Holmes obtiene una  prórroga.

Doyle se instala, en diciembre de 1892, en Davos Platz, Suiza, donde el aire es más sano para su mujer, que sufre de tuberculosis. No lejos de allí, se encuentran las cataratas de Reichenbach, marco espléndido, grandioso y terrífico, propicio para un final dramático. Al término de una nueva serie de doce relatos, Holmes muere allí, arrastrado por el profesor Moriarty en una caída al fondo de las cataratas. A pesar de las virulentas protestas del público y de su madre, Doyle se niega a resucitar a su detective. Comienza una nueva vida, y en 1894 Doyle da una serie de conferencias en Estados Unidos, y es recibido por Rudyard Kipling en Vermont. También se entrevista con Robert Louis Stevenson que reconoce contar las historias de Sherlock Holmes a los indígenas samoanos.

En Davos, da una demostración de esquí, que había descubierto en Noruega en un viaje anterior. En los Alpes escribe Las hazañas del Cabo Gérard (primer novela de la saga del soldado del Primer imperio) y Rodney Stone (una novela consagrada al boxeo). Durante el otoño 1895, para mejorar la salud de su mujer, Doyle reside varios meses en El Cairo. Cuando el conflicto entre los Británicos y los derviches sube en potencia, se hace corresponsal de guerra para la Gaceta Westminster. Este período le inspira la novela La Tragedia del Korosko.

El 11 de octubre de 1899, la guerra estalla entre Inglaterra y las Repúblicas africanas de Naranja y el Transvaal, en el Sur de África. Doyle se compromete en diciembre. Desgraciadamente, el regimiento del Middlesex Yeomanry lo pone en lista de espera. En paralelo, un amigo, John Langman, que desea aumentar un hospital de cincuenta camas en Sudáfrica, le propone supervisar la operación. A partir de marzo de 1900, dirige este hospital a Bloemfontein, capital del estado de Naranja, hasta agosto de 1901. En octubre de 1900, se presenta  a las elecciones (en  Edimburgo) a diputado, partidario del mantenimiento de Irlanda en el  Reino Unido. Pero fracasa.

A su vuelta a Inglaterra, escribe dos relatos: The History of the Great Boer War (1901) y una sátira virulenta, The War in Southern Africa: Causes and Conducts  (1902). Este último es una respuesta virulenta a los que acusan a los Ingleses de haber maltratado a los Boers (violaciones, uso de balas explosivas…). Esta posición que adopta, aún más que su participación en el conflicto, le valen el título de Caballero (Knight of Grace of the Order of St-Juan of Jerusalem). De ahí en adelante se llamará Sir Arthur Conan Doyle.

Sherlock Holmes hace entonces un primer regreso. La primera parte de El Sabueso de los Baskerville aparece en agosto de 1901 en la revista Strand. Es una aventura cuya acción se desarrolla antes de la muerte del detective en Reichenbach. Sólo en 1903 un editor americano convence a Doyle, proponiéndole grandes cantidades de dinero, para resucitar al detective. Así se publicarán treinta y tres  nuevas aventuras entre septiembre de 1903 (La Casa Deshabitada) y marzo de 1927 (La Aventura de Shoscombe Old Place).

En enero de 1906, Sir Arthur se presenta a las elecciones (siempre unionista conservador) y sufre una nueva derrota. La salud de su mujer Louise empeora repentinamente. La descubren un tumor que le causa una parálisis parcial. Se  debilita poco a poco y fallece el 4 de julio de 1906. Este drama lo hunde en un estado de postración próximo a la depresión. Se vuelca de lleno en el asunto Edalji, joven   notario de origen indio, condenado a siete años de prisión por haber enviado cartas anónimas y haber mutilado al ganado. A la manera de Sherlock Holmes, Doyle realiza una investigación, prueba su inocencia y le libera.

Sir Arthur se casa de nuevo el 18 de septiembre de 1907 con Jean Leckie, de la que estaba enamorado desde 1897 pero con quien sólo mantenía una relación amistosa por respeto a su mujer. Se instala en Crowborough en Sussex, donde Jean le da tres niños (Denis, Adrian y Jean Lena). Dos años más tarde, el público descubre los crímenes cometidos en el Congo por la administración belga. Doyle decide entonces realizar una acción a escala internacional: la publicación de un  libro titulado El crimen del Congo; envío de varios   artículos a todos los diarios y correspondencia al Presidente de  los Estados Unidos y el emperador de Alemania. Todos los medios son   buenos para hacer cesar estos crímenes que, en veinte años, hicieron  a más víctimas que un siglo de esclavismo en todo África.

Como el justiciero tomó gusto al combate, se implica en 1910 para restablecer la verdad en el asunto Oscar Slater, un judío alemán acusado de asesinato y condenado a muerte. Doyle está incluido en las graves irregularidades en la investigación policial. Convencido de la inocencia del acusado, pretende probarla. No lo consigue del todo, pero se le conmuta la pena en cadena perpetua.

En 1912, Doyle crea a un nuevo personaje: el profesor Challenger, en El Mundo Perdido. Cuando la Primera Guerra Mundial estalla en 1914, Doyle forma una unidad local de voluntarios que se volverá más tarde oficial, denominada Crowborough Company of the 6th Real Sussex Volunteer Regiment, donde servirá como segunda clase. Pero cuando desea ir el frente, este “privilegio” se le rechaza debido a su edad (55 años). Pone pues su pluma al servicio de su país y publica una sátira virulenta de adhesión titulada To Arms!. Durante todas las  hostilidades, redacta con cuidado la historia de la Gran Guerra día a día. Para eso está en relación directa con generales en el frente que le transmiten toda la información. En 1916, visita los frentes ingleses, italianos y franceses y tiene un encuentro con el mismo Clemenceau.El mismo año, su hijo mayor, Kingsley, es herido seriamente en la batalla del Somme. Fallecerá de una pulmonía en octubre de 1918. En febrero siguiente, es el hermano de Doyle, Innes, entonces  cabo-general (general de brigada), quien muere de la misma forma.

En 1916, Doyle se interviene para obtener la gracia de Sir Roger Casement, uno de los jefes de los insurrectos irlandeses sumido en plena guerra con Alemania. A pesar de todos sus esfuerzos el escritor no podrá salvarlo. Acusado de traición, Sir Roger es ejecutado. El 21 de octubre, Doyle anuncia, en la revista espiritista Light, su conversión al espiritismo. Durante los últimos años de su vida, se vuelve un “cruzado” de este sistema. Así pues, de 1920 a 1923, da una serie de conferencias espiritistas en Australia, en los Estados Unidos y Canadá.

Publica su autobiografía, Recuerdos y Aventuras en 1924 y abre una librería espiritista, The Psychic Bookshop en Londres, donde   garantiza la edición de sus propias obras. Publica, en particular, Una Historia del Espiritismo en dos volúmenes y El Valle de las brumas, la última aventura del profesor Challenger sobre un tema espiritista. Consagra cada vez más sus actividades a dar conferencias: en París, en el Congreso espiritista internacional de 1925; en Londres, en el Congreso de 1928 que preside; luego en Sudáfrica, Rodesia, Kenia, en Holanda, y en los países escandinavos. Después de estos viajes, en 1929, extenuado, es víctima de una crisis cardíaca. A pesar de todo, contra el dictamen de sus médicos, insiste en hablar en una ceremonia que conmemora el Armisticio, y pasa las semanas que siguen guardando cama. Se iba recuperando poco a poco, pero el 7 de julio de 1930 sufre una última crisis cardíaca.

Se casa el 6 de agosto de 1885 con Louise Hawkins, la hermana de uno de sus pacientes. Tiene dos niños (Mary Louise y Kingsley) y le anima vigorosamente a continuar con su literatura. Sigue sus consejos ya que en 1886 termina su primer novela Girdlestone y Co, pero no llega a publicarla. Redacta entonces la primera aventura de Sherlock Holmes, Estudio en Escarlata.

Varios editores rechazan este último manuscrito, antes de que “Wardlock and Co.” se lo compren por la ridícula suma de 25 libras esterlinas. Aparece en 1887 en el Beeton’s Christmas Annual y pasa completamente inadvertido. Pero nuestro joven autor, emulando a Walter Scott, trabaja sobre novelas históricas (la clase que da por digna de su vocación) como Micah Clarke (aparecido en 1889). Teniendo éste éxito, devora a los cronistas de la Edad Media como Froissart y Philippe de Commynes y escribió La Compañía Blanca (aparecido en 1891). Con esta última novela, que es una descripción un tanto idealizada de la caballería inglesa, Doyle está muy orgulloso de haber dado a Inglaterra un segundo Ivanhoe.

En agosto de 1889, durante una cena organizada por el Sr. Stoddart, agente americano de la revista mensual Lippincott’s, Arthur   Conan Doyle y Oscar Wilde son contratados para escribir dos historias. Wilde escribe El Retrato de Dorian Gray y Doyle El Signo de los Cuatro, segunda aventura del detective, que aparece en 1890. Ese mismo año, los Doyle residen algunos meses en Viena para que Arthur pueda perfeccionar sus conocimientos médicos de vuelta en Inglaterra, instalándose en Londres, en Monatgue Street. El joven médico abre su gabinete en el número 2 de Devonshire Street. Los pacientes que acuden son muy pocos; Doyle reanuda la escritura.

 

En enero de 1891, con el primer número de la revista Strand, Doyle se decide a escribir y propone nuevas aventuras del detective, en particular, Un Escándalo en Bohemia y la Liga de los Pelirrojos. La primera aparece en el número de julio. Doyle escribe otros cinco, y renueva su contrato para seis relatos más, a un ritmo mensual. Los escritos resultan un éxito. Abandona la medicina y se consagra enteramente a la escritura. Sin embargo, desea que su nombre permanezca asociado  a obras más literarias y a partir de noviembre de 1891, escribe a su madre: “preveo matar a Holmes en la sexta aventura. Él me impide que piense en cosas mejores.” La Sra. Doyle se propone entonces encontrarle intrigas y, gracias sus súplicas, Sherlock Holmes obtiene una  prórroga.

Doyle se instala, en diciembre de 1892, en Davos Platz, Suiza, donde el aire es más sano para su mujer, que sufre de tuberculosis. No lejos de allí, se encuentran las cataratas de Reichenbach, marco espléndido, grandioso y terrífico, propicio para un final dramático. Al término de una nueva serie de doce relatos, Holmes muere allí, arrastrado por el profesor Moriarty en una caída al fondo de las cataratas. A pesar de las virulentas protestas del público y de su madre, Doyle se niega a resucitar a su detective. Comienza una nueva vida, y en 1894 Doyle da una serie de conferencias en Estados Unidos, y es recibido por Rudyard Kipling en Vermont. También se entrevista con Robert Louis Stevenson que reconoce contar las historias de Sherlock Holmes a los indígenas samoanos.

En Davos, da una demostración de esquí, que había descubierto en Noruega en un viaje anterior. En los Alpes escribe Las hazañas del Cabo Gérard (primer novela de la saga del soldado del Primer imperio) y Rodney Stone (una novela consagrada al boxeo). Durante el otoño 1895, para mejorar la salud de su mujer, Doyle reside varios meses en El Cairo. Cuando el conflicto entre los Británicos y los derviches sube en potencia, se hace corresponsal de guerra para la Gaceta Westminster. Este período le inspira la novela La Tragedia del Korosko.

El 11 de octubre de 1899, la guerra estalla entre Inglaterra y las Repúblicas africanas de Naranja y el Transvaal, en el Sur de África. Doyle se compromete en diciembre. Desgraciadamente, el regimiento del Middlesex Yeomanry lo pone en lista de espera. En paralelo, un amigo, John Langman, que desea aumentar un hospital de cincuenta camas en Sudáfrica, le propone supervisar la operación. A partir de marzo de 1900, dirige este hospital a Bloemfontein, capital del estado de Naranja, hasta agosto de 1901. En octubre de 1900, se presenta  a las elecciones (en  Edimburgo) a diputado, partidario del mantenimiento de Irlanda en el  Reino Unido. Pero fracasa.

A su vuelta a Inglaterra, escribe dos relatos: The History of the Great Boer War (1901) y una sátira virulenta, The War in Southern Africa: Causes and Conducts  (1902). Este último es una respuesta virulenta a los que acusan a los Ingleses de haber maltratado a los Boers (violaciones, uso de balas explosivas…). Esta posición que adopta, aún más que su participación en el conflicto, le valen el título de Caballero (Knight of Grace of the Order of St-Juan of Jerusalem). De ahí en adelante se llamará Sir Arthur Conan Doyle.

Sherlock Holmes hace entonces un primer regreso. La primera parte de El Sabueso de los Baskerville aparece en agosto de 1901 en la revista Strand. Es una aventura cuya acción se desarrolla antes de la muerte del detective en Reichenbach. Sólo en 1903 un editor americano convence a Doyle, proponiéndole grandes cantidades de dinero, para resucitar al detective. Así se publicarán treinta y tres  nuevas aventuras entre septiembre de 1903 (La Casa Deshabitada) y marzo de 1927 (La Aventura de Shoscombe Old Place).

En enero de 1906, Sir Arthur se presenta a las elecciones (siempre unionista conservador) y sufre una nueva derrota. La salud de su mujer Louise empeora repentinamente. La descubren un tumor que le causa una parálisis parcial. Se  debilita poco a poco y fallece el 4 de julio de 1906. Este drama lo hunde en un estado de postración próximo a la depresión. Se vuelca de lleno en el asunto Edalji, joven   notario de origen indio, condenado a siete años de prisión por haber enviado cartas anónimas y haber mutilado al ganado. A la manera de Sherlock Holmes, Doyle realiza una investigación, prueba su inocencia y le libera.

Sir Arthur se casa de nuevo el 18 de septiembre de 1907 con Jean Leckie, de la que estaba enamorado desde 1897 pero con quien sólo mantenía una relación amistosa por respeto a su mujer. Se instala en Crowborough en Sussex, donde Jean le da tres niños (Denis, Adrian y Jean Lena). Dos años más tarde, el público descubre los crímenes cometidos en el Congo por la administración belga. Doyle decide entonces realizar una acción a escala internacional: la publicación de un  libro titulado El crimen del Congo; envío de varios   artículos a todos los diarios y correspondencia al Presidente de  los Estados Unidos y el emperador de Alemania. Todos los medios son   buenos para hacer cesar estos crímenes que, en veinte años, hicieron  a más víctimas que un siglo de esclavismo en todo África.

Como el justiciero tomó gusto al combate, se implica en 1910 para restablecer la verdad en el asunto Oscar Slater, un judío alemán acusado de asesinato y condenado a muerte. Doyle está incluido en las graves irregularidades en la investigación policial. Convencido de la inocencia del acusado, pretende probarla. No lo consigue del todo, pero se le conmuta la pena en cadena perpetua.

En 1912, Doyle crea a un nuevo personaje: el profesor Challenger, en El Mundo Perdido. Cuando la Primera Guerra Mundial estalla en 1914, Doyle forma una unidad local de voluntarios que se volverá más tarde oficial, denominada Crowborough Company of the 6th Real Sussex Volunteer Regiment, donde servirá como segunda clase. Pero cuando desea ir el frente, este “privilegio” se le rechaza debido a su edad (55 años). Pone pues su pluma al servicio de su país y publica una sátira virulenta de adhesión titulada To Arms!. Durante todas las  hostilidades, redacta con cuidado la historia de la Gran Guerra día a día. Para eso está en relación directa con generales en el frente que le transmiten toda la información. En 1916, visita los frentes ingleses, italianos y franceses y tiene un encuentro con el mismo Clemenceau.El mismo año, su hijo mayor, Kingsley, es herido seriamente en la batalla del Somme. Fallecerá de una pulmonía en octubre de 1918. En febrero siguiente, es el hermano de Doyle, Innes, entonces  cabo-general (general de brigada), quien muere de la misma forma.

En 1916, Doyle se interviene para obtener la gracia de Sir Roger Casement, uno de los jefes de los insurrectos irlandeses sumido en plena guerra con Alemania. A pesar de todos sus esfuerzos el escritor no podrá salvarlo. Acusado de traición, Sir Roger es ejecutado. El 21 de octubre, Doyle anuncia, en la revista espiritista Light, su conversión al espiritismo. Durante los últimos años de su vida, se vuelve un “cruzado” de este sistema. Así pues, de 1920 a 1923, da una serie de conferencias espiritistas en Australia, en los Estados Unidos y Canadá.

Publica su autobiografía, Recuerdos y Aventuras en 1924 y abre una librería espiritista, The Psychic Bookshop en Londres, donde   garantiza la edición de sus propias obras. Publica, en particular, Una Historia del Espiritismo en dos volúmenes y El Valle de las brumas, la última aventura del profesor Challenger sobre un tema espiritista. Consagra cada vez más sus actividades a dar conferencias: en París, en el Congreso espiritista internacional de 1925; en Londres, en el Congreso de 1928 que preside; luego en Sudáfrica, Rodesia, Kenia, en Holanda, y en los países escandinavos. Después de estos viajes, en 1929, extenuado, es víctima de una crisis cardíaca. A pesar de todo, contra el dictamen de sus médicos, insiste en hablar en una ceremonia que conmemora el Armisticio, y pasa las semanas que siguen guardando cama. Se iba recuperando poco a poco, pero el 7 de julio de 1930 sufre una última crisis cardíaca.