Sherlock-Holmes.es

 Idioma | Contactar | Búsqueda Avanzada 
 Acerca de la Web | Archivo de Noticias | Encuestas |Enlaces
 Enciclopedia | Biblioteca | Cine, TV, Teatro | Música y Radio | Videojuegos 
 Sir Arthur Conan Doyle | Ilustraciones del Canon | Las Producciones 
 Novelas, Pastiches, Artículos... | Música y Vídeos | Fotografías | Para el Ordenador 
 Preguntas Frecuentes (FAQs) | Abreviaturas | Cronología | De compras por Internet 
Spikap: hospedaje gratuito SIN publicidad Spikap: hospedaje gratuito SIN publicidad

Biblioteca

Web logo
El Sabueso de los Baskerville

El Sabueso de los Baskerville

Título Original: The Hound of the Baskervilles

Autor: Sir Arthur Conan Doyle

Fecha: 1901

Editorial: The Strand Magazine

Idioma: Inglés

Notas: Aunque en 1893 Sherlock Holmes se había precipitado por la garganta de Reichenbach, en Suiza, pereciendo con su eterno enemigo, el profesor Moriarty, entre agosto de 1901 y abril de 1902 el "Strand Magazine" publicó, por capítulos, un nuevo relato de Sherlock Holmes, titulado The Hound of the Baskervilles (El perro de los Baskerville), para regocijo de los miles de seguidores del personaje. Al año siguiente apareció y apublicado en forma de novela, y su éxito fue insospechado: llegaba mucho más allá de la demanda patente de nuevas aventuras del genial detective. ¿Había resucitado Holmes? No; de momento, Conan Doyle hacía que el doctor Watson situase la acción en 1889, antes de los fatídicos sucesos de 1893. Pero, de todos modos, esto poco importaba al lector que paladeaba esta nueva aventura de Sherlock Holmes. El perro de los Baskerville, a medias entre la novela gótica al estilo de Walter Scott y la novela de detectives clásica, es, para muchos, la mejor novela de Sherlock Holmes, aunque los detractores aleguen que no puede serlo al estar ausnte de la acción, durante gran parte de la novela, el protagonista, que cede su lugar al doctor Watson y sus cigarrillos Bradley.


El perro de los Baskerville

Una vez más, nos encontramos con Sherlock Holmes y el doctor Watson en su cómodo cuartel de operaciones del 221-B de Baker Street, analizando el bastón que un médico olvidó la víspera. Con motivo de una peqieña alabanza a los esfuerzos de Watson por parte de Holmes, el doctor hace una reflexión que enmascara un ligero complejo de inferioridad ante su brillante amigo: "...no puedo sino admitir que sus palabras me produjeron un gran placer, porque la indiferencia que mostraba habitalmente ante mis esfuerzos y mis intentos de dar a conocer sus éxitos, había herido, con frecuencia, mi amor propio. Me sentí orgulloso de su aprobación a los intentos que yo hacía de aplicar sus métodos, en los que había adquirido un cierto dominio".

Tras apabullar de nuevo a Watson con sus brillantes deducciones sobre el propietario del bastón, hace acto de presencia el doctor Mortimer, quien despertará su interés con el relato de la extraña muerte de Sir Charles de Baskerville, relacionada con una extraña leyenda sobre una maldición que persigue a los Baskerville, por la que mueren víctimas de una bestia infernal que adopta la forma de un gigantesco sabueso.

El caso se complica con la llegada inminente del heredero de Sir Charles, el joven Henry de Bakerville, para hacerse cargo de la herencia de su tío e instalarse en Baskerville Hall, la casa de la familia, situada en Dartmoor, no lejos de Grimpen, en Devonshire. Los Baskerville, una antigua y orgullosa familia, son víctimas desde 1647 de una leyenda, según el cual el malvado y cruel Hugo de Baskerville fue muerto por un ser diabólico bajo la apariencia de un gigantesco perro. Otro Hugo de Baskerville redactó por escrito, en 1742, un documento en el que quedó plasmado el incidente y la terrible maldición que parece perseguir a su linaje por culpa del infame Hugo. Arruinados con el paso del tiempo, Sir Charles rehizo la fortuna familiar y volvió a instalarse en Baskerville Hall, aunque por poco tiempo, ya que la maldición acabó con su vida.

Holmes decide hacerse cargo del caso, y envía a su amigo Watson para que acompañe y defienda al nuevo señor de Baskerville Hall. A partir de ese momento, es Watson el que nos va narrando los acontecimientos a través de su diario y a través de las cartas que va enviando para mantener informado a Sherlock Holmes, el cual permanece en Londres, ocupado en otros menesteres. Watson intentará actuar por su cuenta para proteger al joven Sir Henry, y también para impresionar a su compañero. Cuando intenta capturar al culpable, escribe: "A Holmes se le había escapado en Londres. Sería, por tanto, un triunfo para mí poder atraparlo, habiendo fracasado mi maestro."

Conan Doyle introduce en El perro de los Baskerville ingredientes tales como ruinas, fantasmas y maldiciones, elementos quizás más cercanos a la novela gótica que a la de detectives. Sin embargo, finalmente, la brillante solución que da Holmes al caso demuestra que el origen de la intriga está en instintos humanos como la codicia, la envidia y la venganza, que poco tienen de sobrenaturales.

Enlace: Lee la historia en PDF — Ambientar el caso en la Cronología

 Accesibilidad | Mapa del Sitio | Condiciones y Privacidad | RSS | ©2007 Sherlock-Holmes.es
Spikap: hospedaje gratuito SIN publicidad
Feedback Form